masaje-con-ventosas

Masajes con ventosas: 15 beneficios

Los masajes con ventosas se han convertido en una tendencia, no solo en personas que sienten dolores musculares, sino también en deportistas y aficionados a tener una buena salud en general, pues los beneficios que aporta son diversos.

Ahora todos desean apuntarse a una sesión de cupping, como también es llamado el masaje con ventosas, pero, lo que pocos saben es que, en realidad, este tipo de masajes es ancestral y nada novedoso.

En la Antigüedad se creía que con las ventosas se podía extraer cualquier tipo de espíritu causante de enfermedades. Su práctica, podría decirse, que se remonta a unos tres siglos antes de la era común.

Por ejemplo, en el Antiguo Egipto, la antigua Grecia, Mesopotamia, así como en la India, ya este tipo de masaje era aplicado, solo que los materiales variaban. De modo que los instrumentos utilizados eran de arcilla, cerámica o construidos con bambú.

En la actualidad, las ventosas se fabrican con cerámica o plástico, generalmente, aunque puede haber variaciones, puesto que, algunos han decidido dar un paso atrás y volver a ciertos materiales antiguos.

De la aplicación de los masajes con ventosas ha quedado registros de los historiadores, y hoy se sabe que muchos los aplicaron en algún momento, incluso los médicos, poetas y filósofos. Todos estos pensadores conocían la importancia del arte de frotar partes del cuerpo.

El masaje con ventosas o cupping

El masaje es muy usado por los fisioterapeutas por la cantidad de beneficios que aporta al cuerpo, tales como el aumento de la temperatura, mejoría en la circulación, distensión de los músculos, entre otros.

Por ello, cuando se practican masajes con ventosas lo que se hace es crear un efecto de vacío en el cuerpo. La ventosa queda adherida y, al succionar, los poros se abren y la sangre circula con más facilidad.

Este es uno de los principales motivos por el cual tantas personas están solicitando masajes con ventosas hoy día

Beneficios del masaje con ventosas

El cupping o masaje con ventosas tiene una doble vertiente. Por un lado, sus partidarios consideran que su aplicación facilita el que se abran los meridianos corporales, es decir, vías a través de las cuales fluye la energía, tal como consideran los que practican la acupuntura.

Por otro lado, sus más fuertes defensores señalan que este tipo de masaje está indicado para padecimientos, tales como:

Alivio de la migraña; Artritis; Enfermedades reumáticas; Fibromialgia; Depresión; Infertilidad; Ansiedad; Anemia; Hipertensión; Hemofilia; Asma; Alergia; Congestiones nasales; Eccema y acné; Problemas relacionados con la ginecología, entre otros.

Por supuesto, la terapia de masaje con ventosas también cuenta con detractores, quienes no creen que esto pueda ser más que una pseudociencia, que no cuenta con respaldo académico o científico, pese a que cada vez, los amantes de los masajes con ventosas se organizan más y se agrupan en sociedades.

Se ha considerado que la práctica es segura, pero, tampoco se puede desestimar el hecho de que posee algunos efectos colaterales, tales como picor, ardor, e incluso infecciones en la piel.

Las mujeres que se encuentran menstruando o en período de embarazo, tampoco las pueden tomar; quienes tengan espasmos musculares o fracturas, también tienen prohibido tomar el masaje con ventosas. Los pacientes con metástasis quedan excluidos por igual.

¿Cómo se hacen los masajes con ventosas?

Para hacer los masajes con ventosas, la piel debe estar descubierta y tratada con crema o aceite para hidratarla. Esto también facilitará que las ventosas puedan deslizarse con facilidad.

Las ventosas que se usan con más frecuencia son las de silicona, las de vidrio y las electrónicas.

Cuando son de silicona, se aplican sobre la piel, se crea el efecto al vacío presionando los dedos y no se requiere de nada más.

En cambio, si el vaso es de vidrio, le colocan una vela encendida con la llama hacia adentro, luego se procede a colocar sobre la piel, pues, en este caso, el vacío se crea con el oxígeno.

Los masajes con ventosas administrado de forma electrónica quizá sean los más sencillos de aplicar, ya que solo basta colocarla en el sitio a tratar, encender el aparato, medir la fuerza y, paulatinamente, la piel será succionada.

Estos masajes tienen una duración que varía entre 5 y 15 minutos de aplicación. El tratamiento puede ser corto o llegar a las dos semanas, según sea el caso y la mejoría.

Algunos practicantes de la técnica, usan las ventosas agregando sus conocimientos de acupuntura, así que, dentro de cada ventosa, insertan una aguja. Al final, depende del estilo de quien haga la aplicación y del paciente que desee someterse a dicho tratamiento.

 

Encontrá: Masajistas en Recoleta, Masajistas en Belgrano, Masajistas en Capital, Masajistas en Buenos Aires, Masajistas en Palermo, Masajistas en Tribunales, Masajistas en Microcentro, Masajistas en tu zona.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Traducir »
error: Contenido exclusivo de masajistaspremium.com